Estás buscando un copywriter.

No gente que enamora clientes.
No malotes de Hacendado.

Perfecto. Tengo algo que contarte.

Este soy yo:
GUILLEM RIUS
«Otro» copywriter más.
Algún día el tuyo, quizás.

Antes que nada,

Si estás buscando un copywriter, oye…

Enhorabuena.

De verdad te lo digo.

Estás tomando una decisión acertada para tu negocio.

¿Te lo digo porque yo soy copywriter y me viene bien que haya personas como tú que busquen tipos como yo?

Bueno, un poco sí.

Pero no es solo eso.

Es que realmente creo, de una forma 100% objetiva, que estás tomando una sabia decisión.

Que vas por buen camino.

Si estás buscando un copywriter es porque sabes que unos textos persuasivos pueden hacer que tus conversiones y tu facturación se disparen como un cañón de confeti.

Y eso, my friend, ya te distingue de la mayoría de negocios que tratan de vender online con unos textos más aburridos que ver crecer el césped:

  • Hago esto.
  • Tengo lo otro.
  • Nuestras soluciones se adaptan a las necesidades de nuestros clientes.
  • He venido a hablar de mi libro.

Oh God, please, have mercy.

Líbranos de tanto tostón.

Me aventuro a deducir que, si estás buscando un copywriter, probablemente sea porque ya has probado otras cosas y no te han funcionado.

O al menos no como te gustaría.

Quizás tengas una bonita web, que es muy bonita, pero no deja de ser un escaparate:

Se mira desde fuera, pero no siempre invita a entrar.

Pues el buen copy, hermanito, hermanita…

Es como el cartel de “Abierto” que te hace empujar la puerta y…

Para dentro, Romerales.



Puede que hayas trabajado con alguna agencia de márketing, con sus planes y funnels, traffickers y media buyers…

También te hicieron el copy.

Y pensaste: “¡Mira qué bien!”

Pero ahora que ya sabes de qué va la cosa, vuelves a leer esos textos mientras te preguntas por qué no conviertes ni vendes lo que te gustaría…

Y piensas: “¡Acabááááááááááááááramos!”

Puede que lo tuyo sean los lanzamientos pero…

Si haces uno más van a tener que ponerte una camisa de fuerza y encerrarte en una habitación con las paredes acolchadas, porque…

BASTA.

Tanto estrés es una suisidasión.

Quieres algo evergreen, recurrente. Paz.

Que las ventas fluyan como un río caudaloso. Todo el año sin parar.

Oye, y las redes sociales, ¿qué tal? ¿Cómo va la cosa?

Si estás captando una audiencia que te escucha y valora lo que aportas,

Genial.

Ese es el camino.

Pero igual ya es hora de llevar a esos seguidores a un sitio más recogidito, ¿no?

No sé… a tu propia lista de correo, a tus landings de venta…

Lugares en los que no tengas que estar vendiendo a gritos como en un bazar.

Hay más razones por las que podría rondarte la idea de contratar a un copywriter.

Puede que ya lo hicieras cuando todavía no sabías distinguir a los buenos de los no tan buenos y que los resultados fueran buenos…

O no tan buenos.

O lo has intentado tú, pero, francamente, cuando le das a las teclas vas pisando huevos y tampoco tienes tanto tiempo para escribir.

Que hay mucho que hacer en tu negocio.

Esas son todas buenas razones.

Y si lo haces por alguna de ellas, enhorabuena porque estás tomando una decisión acertada.

Antonsessss…

Llegados a este punto, te voy a contar porque igual aciertas mucho más si empiezas a considerarme como el copywriter que estás buscando.

Dicen que Dios creó el mundo en base a opuestos


El día y la noche.
El cielo y la Tierra.
El hombre y la mujer.

Y por lo que sea…

Parece que en el panorama del copywriting español se han creado dos opuestos entre sí:

El que enamora clientes
y el malote de Hacendado.

Bien.

Puede que alguna vez en mi vida haya enamorado a alguien.

También hubo una época en la que quise ir de malote.

Es posible incluso que ambas cosas coincidieran en alguna ocasión.



Pero mi historia con el copywriting es otra:

Yo ya era copywriter antes de que esta palabra se pusiera de moda, pero era otra clase de copywriter.

Copywriter creativo.

De los que trabajan haciendo anuncios para grandes marcas (algunas, otras no tanto) en agencias de publicidad.

¿Eso me hace mejor?

No.

¿Me hace peor?

Tampoco.

Pero sí me hace diferente.

Porque, a lo largo de 12 años, he ayudado a vender coches en los que te subirías, productos que metes en el carrito del súper y plataformas televisivas con las que te entretienes.

Entre muchas otras cosas.

A veces con más acierto y otras con menos.

Pero siempre sudando tinta y con las neuronas quemando goma para pensar ideas con gancho.

Textos que atrapan 🕷️

Y he aprendido una cosa o dos sobre:

  • Cómo diferenciar tu marca de la competencia
  • Cómo hacer que florezca su personalidad
  • Cómo conseguir que entretenga
  • Que llame la atención
  • Que emocione
  • Que convenza


Todo eso viene conmigo.

Y está genial.

Pero es que ahora, además, he añadido el copywriting de respuesta directa a mi arsenal.

Ya lo estoy aplicando satisfactoriamente con un cliente recurrente y no me cabe ninguna duda:

Es una ametralladora de las gordas.

Porque la publi en la tele, vallas, paradas de autobús, contenido en las redes, todo eso…

Vende. Claro que vende.

Pero el copy largo en landings de venta, email marketing, anuncios para leads y textos que tu funnel necesite

Vende aún más.

Remata la faena.

Y con todo eso, ahora puedo hacer algo importante por tu negocio:

Posicionarte en tu mercado
para vender a tu audiencia.


A la de verdad.

Quizás eso te convenza de que soy el copywriter adecuado para ti.

O quizás no.

En todo caso,

Quien sí está convencido de que sé lo que me hago es Isra Bravo


Que vio uno de mis anuncios y me dijo, literalmente, que “es cojonudo”.

Es más.

Si te das de alta en mi lista de correo podrás escuchar al propio Isra hablando conmigo y comentando cómo descubrió mi anuncio y por qué le gustó tanto.

Y yo, además, te explicaré por qué funciona y cómo tú lo puedes aplicar, desde ya, en tu negocio.

Todo eso en un vídeo de 11:46 min que será lo primero que recibas si te apuntas aquí:

Lo siguiente será contarte algunas aventuras y desventuras que viví como copywriter creativo en agencias de publicidad.

Me servirán para explicarte lo que funciona y lo que no.

Por ejemplo,

Te contaré cómo resucitamos a una marca deportiva casi olvidada para que, de repente…

¡Booom!

Se hablara de ella en los medios y volviera a vender.

Llegó a ser la marca que más equipos de fútbol de Primera División vistió durante una temporada.

Pero también te contaré cómo vi a una compañía llegar a ser la número 1 en el mundo en lo suyo para después desaparecer.

Ya lo ves: una de cal y una de arena.

Cada día en mi lista de correo durante 12 días.

12 historias para despedir mis 12 años como copywriter creativo en agencias de publicidad.

Para inaugurar mis días ayudando a negocios como el tuyo a vender
con una marca que interesa y entretiene.

12 emails en los que te contaré, entre otras cosas:

La verdad sobre los negocios que un director de marketing psycho killer escupió en la cara a una publicista compañera mía. Fue tan heavy que la hizo llorar desconsoladamente.
Por qué ser un flipado como yo es buenísimo y por qué tú también deberías serlo si quieres que tus proyectos prosperen.
Cómo una marca afectada de miopía estratégica volvió a estar en boca de todos cuando se la corregimos (y qué puedes hacer tú para no tener nunca ese problema).
Qué es El Toque Molina y cómo evitarlo si quieres tocar cada vez más billetes.
La mejor lección de ventas de mi vida la aprendí siendo un simple becario, gracias a un osito de peluche y a un director creativo al borde de un ataque de nervios. Debes tener esto muy claro para no caer en la más absoluta mediocridad (1er email).
Una forma de lidiar con tu competencia para que nunca más vuelvan a ser un grano en el culo.
No soy de los que “enamora clientes”, pero una vez ocurrió: “enamoré” a una clienta. Te cuento cómo sucedió y la clase de relación que deberíamos tener tú y yo para tener un precioso hijo llamado ROI positivo.
El truco de ventas que descubrí la noche que entrevisté a más de 30 famosos.
Mucho cuidado con esto: si haces lo mismo que esta empresa, construirás tu negocio sobre un campo plagado de minas (te lo explico en el email Zuckerberg somos todos).
Cómo afrontar el día a día si tu mercado está cada vez más saturado. Lo aprendí calentando en la banda en mi paso por la Champions de la publicidad.
La mayoría de copywriters que seguramente conoces se la juegan haciendo algo parecido a la peor crisis de reputación que he visto en mi carrera como publicista. Yo no lo hago. Si tú lo haces, llevarás una bomba de relojería pegada a tu marca.
Lo bueno, lo feo y lo malo de haberme reunido con Risto Mejide + Lo que debes tener sí o sí para petarlo como él lo ha hecho.

12 emails. 12 días para que medites si soy o no “otro” copywriter más. Y algún día el tuyo, quizás.

¿Y después qué?


Te seguiré escribiendo.

Cada día.

Ya sabes que puedes irte cuando quieras.

Pero si te quedas, prometo seguir tratando de hacerte ver la comunicación tal y cómo yo la entiendo.

Como esa herramienta que, bien empleada, puede traer mucha abundancia.

Dilo en voz alta:

Abundancia.


Qué bonita es y qué bien suena, ¿verdad?

Yo la quiero para mí y para quien trabajé conmigo.

Y con todo lo que he expuesto hasta aquí, creo que puedo conseguirlo y ayudarte.

Puedo hacer algo importante por tu negocio:

Posicionarte en tu mercado
para vender a tu audiencia.

A la de verdad.

Si te parece un buen trato, sigue leyendo mis emails y hablemos cuando quieras.

También prometo venderte algo más que servicios en algún momento.

Todo se andará.

Y si te cansas, no problemo:

Vete cuando quieras.
Vuelve cuando creas.

Es todo lo que tengo para ti.

Te veo dentro.

Scroll al inicio
¿Quieres unas galletitas que me obligan a ofrecerte? Son para que mi web funcione correctamente. Si le das a Aceptar, dirás que sí al uso de Cookies y al procesamiento de tus datos para estos fines y bla, bla, bla...   
Privacidad